OBVIO: “MAR”

Mar

Marmarino

Marmaronino

Marmaroso

Mar/rocoso

Marmarmárico

Mar marmóreo lamemar

Marinaro marimbero marmocoso.

Mar

Maralado y volador

Marcopolo maracopio

Martupido puromar

Marcolemia mararena marcomar

Marconcoso marconqueso quesomar.

Mar

Marinando marañoso

Marconcuero marlonbrando

Marcariño marquecanta

Marqueamare  marquepare

Marquenace marmamando

Marqueanda  marquecrece

Marquemante maramante

Marvejete marvalmar

Mardel/ mar/ delmar

Marmuriente

Marsevá, al mar

Marmuerto

Mar/ mimar.

Adiós;

Ma-

r.

Visitas: 19

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

EL HOMBRE ANTE EL ESPEJO

 

Tu o yo. Hombre o mujer. Diré hombre de aquí en adelante, aunque incuestionablemente, primero fue la  mujer, la hembra, la que el Cosmos creó primero para que exista la solidaridad, la dependencia, la atracción, la generación y para que la vida apareciera para su desarrollo y su lejana desaparición. ¿Fue un error, una equivocación la existencia hasta llegar a la racionalidad, que inventó las creencias, la dependencia a algo más que el misterioso resultado del amasijo de las energías, que sigue siendo un misterio impenetrable cuando queremos penetrar en lo más pequeño, como también en la inmensidad inimaginable que nos sostiene y nos rodea?

El todo seguirá siendo un misterio que jamás conoceremos. Pero podemos imaginarlo, crear paisajes y ecuaciones misteriosas que concuerden y se justifiquen, y así llamar a las cosas con esta ficción magistral que es la palabra.

La palabra nos inventa. Elabora un camino en nuestra intimidad neuronal para que en el rodar del crecimiento nos encontremos con que, algo, allí, existe y tenemos que nombrarlo. Y esa palabra es: YO.

 

Pero ¿qué es el Yo? ¿Quién es el yo? Corro hasta el espejo. Él, eso, esa cosa es el espejo. Ahora, estoy tanto aquí como en él. Si yo pienso, ¿también ese que está allí, ¿piensa? ¿Qué sabrá de mí, cuando yo no me puedo imaginar qué o quién soy? Cuando el yo que está aquí y dice yo, ¿verdaderamente existe? Porque, ¿qué es el existir? Un gusano no sabe pero se siente existir. Tiene hambre y lo sacia, tiene sexo y tiene así un motivo para vivir. No piensa en su descendencia; ni siquiera piensa. Sólo existe. Olfato y tacto lo conducen, lo excitan, lo mueven hacia el futuro: la presa o su contraparte, sin qué sepa de él, o ella…, como nosotros.

 

Estamos ante el espejo.

¿Qué vemos? Decimos: ése soy yo. Pero yo soy yo, ese no es más que una imagen. ¿Nos conocemos porque tenemos un espejo y confundimos esa imagen con nosotros mismos? Y si pensamos diferente, como: esa es mi imagen, ¿dijimos una certeza con esas cuatro palabras, o acertamos en sólo la reproducción en el espejo?

Porque es claro que la imagen es eso, pero no acertamos en quién es el yo, sin la imagen.

 

¿Quién o qué soy yo?

Si vemos parcialmente nuestro cuerpo, en realidad, la piel que rodea nuestro cuerpo, nuestra maquinaria. Nuestro universo individual se nos oculta sin saber qué “piensa” cada órgano que nos habita; qué siente viviendo en sociedad con tantos otros, dedicados cada uno a funciones distintas pero dependientes, que no pueden dejar de existir sin involucar con su disfunción al resto de la sociedad que  comparte una única existencia. Que tiene un regente, y múltiples controladores que hacen su trabajo inteligentemente…

 

 

 

 

¿Dónde está el yo?

¿Es la conciencia? ¿La conciencia es consciente que tiene la conciencia de que ella existe? ¿Y dice ‘yo existo? Y es tan plástica que puede manejarse, conducirse, instruirse, maniatarse, drogarse, destruirse, deshumanizarse, y deformar tanto como  para transformarse en terribles criminales y ladrones y creerse insignes héroes?

 

¿Qué estoy mirando en el espejo?

Veo la superficie de mi cuerpo por la magia de la energía que llamamos luz, cuando ha penetrado  por nuestros ojos hasta nuestras neuronas, que clasifican y recrean una imagen de otra imagen; luego, habremos imaginado que vimos una realidad que está  lejos de ser la realidad.

 

Y allí, no está el yo.

Todavía no somos lo que buscamos, porque a cada instante cambiamos lo que somos, que imagino que nunca sabremos. Porque si no pensamos en el instante que silenciamos nuestra mente, no somos. No sentiremos nuestra terrenidad, nuestra dependencia, nuestro no-ser. Pero nuestro yo, aun

que no sea por un instante, sigue siendo, estará latente, observándose a sí mismo. Entonces descubrimos que el Yo, está allí, en el instante supremo del silencio.

 

El resto es fantasía.

Es trasegar la misteriosa realidad, infinitamente compleja en una síntesis que sólo tiene  ‘la palabra’  para ser transmitida.  Pero qué entendemos por la palabra, si cada cual opta por darle un significado distinto, por el cual se hace misteriosa y esotérica su interpretación.

 

Nos miramos en ese espejo.

¿Qué hemos cultivado para ella? Si está vacía y nos descubrimos vacíos ante ella, ¿qué pensamos?  ¿Esa imagen soy yo, me representa?, y si descubre lo que supongo que soy, ¿me avergüenza, me acompleja, o empequeñece?

 

El espejo es nuestro enemigo.

¿Lo es realmente? Ya somos pequeños. Aspirar a nada más ¿es una traición a nosotos mismos, o a lo que te enseñaron a creer: a dios eterno, o a los sucesivos dioses que lo suplantan: los engendros políticos, los equipos deportivos, las drogas, la masturbación o la violencia familiar, como social, que son inacabables e insuperables.

 

Entonces decimos : ¿yo, soy yo?

Dónde y cómo sé que yo soy yo, entre este fárrado de iniquidades a que fuimos arrastrados sin defendernos, sin luchar…, sin darnos cuenta que somos humanos. Que nuestros parientes, los árboles, los primates y las sierpes quedaron atrás en el camino de la evolución.

 

 

 

 

 

 

 

Y otra vez, volvemos al espejo.

Y nuestra imagen no huye de nosotros. Al contrario sigue mostrando nuestra envoltura y ocultando la realidad de lo que somos.

Quizás, si preguntáramos, alguien dentro de nosotros nos tendería una mano para comprender; como cuando ‘la luz se hizo’. Porque, cuando aún no había ojos para ver, la luz, ¿ para qué estaba? ¿Quién la vería?

Fue y es una energía como otras de las infinitas que existen para sostener un Universo sin fin ni principio posible. Descubrimos entonces que no fue creada para que el hombre viera. Fue el Cosmos el que creó el ojo limitado sólo  a filtrar un tipo de energía, para que el primer animal que naciera para evolucionar, se diversificara, sin ninguna trama metafísica, resultado de la sucesión entre prueba y error.

¿Se equivocó con los dinosaurios y todos los que habitaron la esfera terrenal?  No. El hombre tendrá el mismo destino si no huye o supera a tiempo su agresividad.

 

Y la imagen en el espejo, ¿qué nos dice?

Nada. No es la encargada de comunicarnos enseñanza alguna. Cada Yo,

cuando alcanza la conciencia de sí mismo, tiene  que encontrar en él, en sí mismo, las grietas que nos impide cruzar el Rubicón personal, el amanecer de la conciencia y desarrollar la sensibilidad auditiva para detectar la avalancha de conocimientos que están escondidos detrás de las puerta de la ignorancia que elegimos.

 

¿Qué enseña la imagen en el espejo?

Que detrás y más atrás de lo infinito que hay detrás de nuestra imagen, está la verdad:  por más lejos que aparentan estar las cosas, las verdades, los errores y las mentiras, está la verdad, que es una: que sólo se puede comprender, entender el mundo por medio de las metáforas. El espejo es una. Lo que entendemos observando ese mundo fantástico de perspectiva infinita en una imagen unidimensinal, sin cuerpo ni densidad, es una realidad metafórica, como debemos entender nuestra propia vida.

 La existencia es interpretada, porque es absolutamente incomprensible su existencia. La realidad es un álbum infinito y eterno de fotos imaginarias que se superponen y se expanden, tanto como se estrechan y desaparecen cuando la inteligencia de los humanos sólo miran el suelo por donde caminan, como los simios que nunca observaron el cielo, porque si lo hubieran hecho, estaríamos compartiendo una sabiduría que no tuvo oportunidad de desarrollarse.

 

ABEL OTTO TORRE (TAO)

GRACIAS A TODOS LOS QUE VEMOS CON HUMOR LA VIDA.

RESUCITO,

RESUCITARÉ CADA DÍA

PARA PERPETUARME EN EL SOL

Y LA LUZ CREPUSCULAR

DE TODOS LOS PENSAMIENTOS;

CREARÉ UN SONIDO Y DARÉ UNOS PASOS

EN EL TRASFONDO DE TODA LENTITUD,

PARA LLEGAR CON FELICIDAD

AL PRINCIPIO DE TODOS LOS CAMINOS:

DONDE LA LUZ CRECE, DONDE LA LUZ SE APAGA,

Y EL GORJEO DE LAS AVES DEL CONOCIMIENTO

IMITAN LA MÚSICA ETÉRICA

DE TODO EL MÁS ALLÁ.

Abel Otto Torre(TAO)09-01-22

 

LA VIDA ES UNA ETERNA CREACIÓN.

LA NATURALEZA ES LA PIEL DE SU EXISTENCIA, EL CUERPO, LO DECADENTE DE LA DEGLUCIÓN QUE POR LA ETERNIDAD   EL TODO EJECUTA SOBRE SÍ MISMO.

SE ALIMENTA DE SU CUERPO, DE SU PROPIA ENERGÍA PARA CREAR SIN DESCANSO NUEVAS FORMAS DE EXPRESARSE…

ALGUIEN MIRA, ALGUIEN OBSERVA ESE ACTO CONSTRUCTIVO QUE SE MANIFIESTA A LA VELOCIDAD DE LA LUZ; Y TODAS LAS CREENCIAS CABEN EN LA IGNORANCIA HUMANA.

 POR ESO NOMBRAMOS LAS COSAS,                                         

PARA APROPIARNOS DE ELLAS.

Abel Otto Torre(TAO)09-01-22

Responder a debate

RSS

Si tienes cualquier duda, queja o sugerencia, contacta con las personas de la administración por mensaje privado.

Si te gusta el Bulldog Ingles y lo quieres con pedigrí y con todas las garantías. Clica en el botón.





Buscar en: Google
Buscar en: El desván del poeta

Antes de participar en ésta comunidad, lea estas normas.

Ésta comunidad a partir de hoy, día:11\02\2021 queda  nuevamente abierta a la lectura, tanto de los Blogs, como el foro o los diferentes grupos que existen y los videos, sin necesidad de verse obligada ninguna persona a registrarse, pero si se desea participar, tendrán que registrarse con su nombre, o con un Nick.

Recuerden que la página principal (Blog) es solo para publicaciones propias y han de llevar el nombre o seudónimo del autor o autora al final, el resto de publicaciones, (“copiadas y pegadas de la red”) al igual que todo lo que no tenga nada que ver con poemas, reflexiones, narraciones, etc... Han ir a los grupos, o al foro y, han de llevar también el nombre o seudónimo de su autor o autora, y en caso de no conocerlo, se pondrá: Autor desconocido, o bien: Desconozco el autor.

En ésta comunidad se respetan los derechos de cada autor y por tanto, todas las publicaciones han de ir al final de las mismas acompañadas del nombre o Nick de su autor o autora.

Desde la administración no podemos saber si en algún momento alguien comete plagio, por tanto si en algún momento alguien reclama alguna publicación como propia y demuestra que es suya, la administración no tendrá problemas en eliminar cuantas publicaciones sean necesarias.

La administración deja claro que las imágenes que sean usadas para adornar sus publicaciones, pueden tener derechos de autor y por tanto si en algún momento alguien reclama que se retiren una o determinadas imágenes por ser de su autoría, también serán retiradas ya que en esta comunidad ni se permite, ni se ampara el plagio de los trabajos de otras personas, ya sean escritos o imágenes.

P.D; Las normas impuestas por el administrador que las impuso por su cuenta, ya ha sido cesado de su cargo y por tanto, todas las normas que dictó sin consultar a la administración, quedan a partir de hoy, día: 11\02\2021 eliminadas por ser tan injustas como abusivas  ¡¡Nadie en ésta comunidad está obligado a publicar o comentar si no lo desea!!

ATT. La administración.

© 2022   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio