De bendiciones y de suerte

Era negra, grandota y fuerte.  Debo admitir que me impactó su imagen al volante cuando subí al autobús por primera vez en la Avenida Universidad en Knoxville, Tennessee.  Tomé el  transporte público  para acercarme al edificio de Ingeniería Química donde trabajaría por tres meses en un proyecto  determinando  la energía que se libera cuando se mezclan dos líquidos diferentes, ejemplo: etanol y acetona  o  cloroformo y aceite.

Good morning – me dijo con una voz tan ronca y fuerte que me estremeció hasta el tuétano de los huesos. – Goog morning – le respondí casi aturdida por su estruendoso vozarrón.  Parada frente a ella traté de buscar la moneda para pagar la ruta. No la tenía, y juraba que la había colocado en un compartimento especial del bulto con libros que cargaba.

La chofer se impacientó y con un gesto indescriptible me indicó que me sentara.  Por suerte había un asiento disponible en la segunda fila. Ahí me dejé caer con el corazón acelerado y una terrible sensación de vergüenza. Creo que ella notó mi nerviosismo mirándome de reojo por el espejo retrovisor.  

Do´nt worry- me dijo, - you pay me next time-( no se preocupe, me lo paga la próxima vez).  Los minutos que tardó el inmenso autobús en llegar a  mi destino me parecieron eternos. Me levanté y esperé que bajaran otros pasajeros, fui la última en salir del autobús en esa parada y con voz tímida le di las gracias y le dije - I will see you tomorow. 

La mañana siguiente esperé el autobús con cierta ansiedad, tenía ya en mi mano las dos monedas. Cuando  lo vi aparecer el corazón me dio un salto de alegría mezclado con ansiedad. Deseaba que fuera la misma mujer conductora. Para mi suerte lo fue, subí de un brinco y con una gran sonrisa en mi rostro entregué las dos monedas.  Ella casi retuvo mi mano en su inmensa manota negra, y en ese momento pude notar las uñas descomunales que adornaban sus dedos, cada una pintada de un color diferente y con paisajes de flores, soles, lunas y rostros diminutos de personas.

Después de darle los buenos días me senté tres filas más atrás. Desde allí me di cuenta que en el autobús solo viajaban negros, trabajadores, tal vez, conserjes o jardineros por sus ropas un tanto sucias y rotas, yo era la única cargando libros, la única blanca, y de momento me sentí como una alienígena en otro planeta. Sentía sus miradas clavadas en mi espalda, y el hombre sentado a mi lado hacía esfuerzos por pegarse a la pared del autobús y así quedar lo más alejado  posible de mí.

Transcurrieron varios días y comencé a sentirme parte del grupo, la chofer me hacía comentarios del clima, la nieve, las lluvias, y hasta me mostró las caritas de sus cuatro hijos pintadas en sus uñas.

Yo les conté que era puertorriqueña, que Puerto Rico es una isla pequeñita en el mar Caribe, que allí comemos patas de cerdo guisadas y lo llamamos mondongo, todo esto en mi inglés afectado por mi acento español, y sin estar segura de que me estuvieran entendiendo, lo cierto es que me miraban hablar embelesados y sonrientes.

Pasados los tres meses ya conocían mi nombre, lo que hacía en Ingeniería Química, detalles de mi vida personal y yo, llegué a entender un submundo de maravillosa belleza, de cuan cercanos son entre ellos, de cuanta unión de familia tienen, y cuanto quieren a sus viejos. En mi último viernes ya para regresarme a Puerto Rico, la chofer me invitó a visitarla en el fin de semana, me entregó un mapa de cómo llegar a su casa, y yo creo me hasta me sentí honrada, deseaba de todo corazón conocer a sus cuatro niños, su marido y a su abuela de cien años que sabía leer mi futuro en las hojas de tabaco hervidas en mi orina.

Ese domingo tomé un taxi, el chofer era negro. Cuando le di el mapa con la ruta y la dirección me miró extrañado, y me dijo: Lady, are you sure you want to go to this place? ( Señora, está Usted segura que quiere ir a esta dirección?). Le afirmé con la cabeza, y dando un suspiro extraño comenzó la marcha.

La verdad que al salirnos de la ciudad y comenzar a recorrer los barrios en las afueras todo se transformó en un arrabal de miseria y basura. Pero mi corazón me decía que no debía preocuparme, y fue así. Al llegar me esperaban unas cuantas personas, niños, viejitos y sobre todo Caroline, la chofer, vestidos con sus mejores trajes, y su patio recién barrido, una mesa en el exterior con un mantel de cuadros y un rajón con agua y flores silvestres de los alrededores. Allí sería la fiesta.

Todos me abrazaron, todos me tocaron como si yo fuera una santa, ufff, que sensación de cariño inmenso recibí, la tarde la pasé escuchando sus cuentos, sus luchas, y ellos, sin entenderme muy bien, riendo con mis anécdotas, incrédulos de mis historias, donde les decía que en mi Isla las muchachas blancas se casan con jóvenes negros, que los jóvenes negros van a la Universidad y se convierten en doctores, en abogados y empresarios. Eso creo que no me lo creyeron.

Llegado el momento de irme después de una tarde irrepetiblemente maravillosa, Caroline me despidió con dos lagrimones en su carota negra y me entregó un regalo en una cajita. No la abrí, la sentía sagrada, la quería abrir en mi apartamento, alejada de tantas emociones juntas. Creo que el pecho me dolía. Le di un fuerte abrazo a cada uno de los niños y a Carolina un beso en su rostro mojado con lágrimas saladas.

Y ahora estoy aquí, narrándoles esta parte valiosa de mi vida y contemplando el regalo de Carolina, un collar hecho por las manos de su abuela con toda clase de sortilegios y cuentas de cristal multicolor para asegurarme dicha y salud. Les aseguro que ha sido muy efectivo, pues desde esa tarde en Knoxville me persiguen y me alcanzan sus bendiciones y  la suerte. Qué más puedo pedirle a la vida.

Carmen Amaralis Vega Olivencia

www.carmenamaralis-vega.com.ve

Visitas: 98

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Carmen Amaralis Vega Olivencia el diciembre 7, 2016 a las 8:18pm

Enrique, muchas gracias amigo, bendiciones Navideñas, Amaralis

Comentario por Enrique Nieto Rubio el diciembre 7, 2016 a las 7:42pm

muy  bueno tu escrito mi linda amiga 

te besitos y besitos de navidad. 

Comentario por Carmen Amaralis Vega Olivencia el diciembre 6, 2016 a las 10:13pm

Isabel, muchas gracias por tan hermoso post, bendiciones, Amaralis

Comentario por isabel rizzo el diciembre 5, 2016 a las 4:11am

Comentario por Carmen Amaralis Vega Olivencia el diciembre 3, 2016 a las 9:49pm

José de Jesús, gracias, me alegra compartir contigo es historia que aún late en mis recuerdos, bendiciones, Amaralis

Comentario por Carmen Amaralis Vega Olivencia el diciembre 3, 2016 a las 9:48pm

Josefa, muchas gracias por tan bello post, bendiciones, amiga, Amaralis

Comentario por Carmen Amaralis Vega Olivencia el diciembre 3, 2016 a las 9:47pm

Luis Francisco, gracias amigo, creo que la vida ha sido verdaderamente generosa conmigo, y es mi pasión compartir sus pedazos con ustedes, bendiciones, Amaralis

Comentario por JOSE DE JESUS GIL DELGADILLO el diciembre 3, 2016 a las 8:10pm

MAGNIIFCO TU RELATO. CARMEN AMARALIS.. 

ME HE SENTIDO ACOMPAÑARTE EN TUS VIAJES.. EN TU 

VISITA.. A ELLOS..- ME HAS TRANSPORTADO HASTA TI. 

FELICIDADES

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el diciembre 3, 2016 a las 6:12pm

Comentario por luis Francisco Pardo Huertas el diciembre 3, 2016 a las 4:10pm

Hermosa narración, bonita historia dónde uno aprende a conocer el corazón de una persona, que mello mensaje aportas con cada uno de tus escritos, mi admiración amiga poeta...

Si tienes cualquier duda, queja o sugerencia, contacta con las personas de la administración por mensaje privado.

Si te gusta el Bulldog Ingles y lo quieres con pedigrí y con todas las garantías. Clica en el botón.





Buscar en: Google
Buscar en: El desván del poeta

Antes de participar en ésta comunidad, lea estas normas.

Ésta comunidad a partir de hoy, día:11\02\2021 queda  nuevamente abierta a la lectura, tanto de los Blogs, como el foro o los diferentes grupos que existen y los videos, sin necesidad de verse obligada ninguna persona a registrarse, pero si se desea participar, tendrán que registrarse con su nombre, o con un Nick.

Recuerden que la página principal (Blog) es solo para publicaciones propias y han de llevar el nombre o seudónimo del autor o autora al final, el resto de publicaciones, (“copiadas y pegadas de la red”) al igual que todo lo que no tenga nada que ver con poemas, reflexiones, narraciones, etc... Han ir a los grupos, o al foro y, han de llevar también el nombre o seudónimo de su autor o autora, y en caso de no conocerlo, se pondrá: Autor desconocido, o bien: Desconozco el autor.

En ésta comunidad se respetan los derechos de cada autor y por tanto, todas las publicaciones han de ir al final de las mismas acompañadas del nombre o Nick de su autor o autora.

Desde la administración no podemos saber si en algún momento alguien comete plagio, por tanto si en algún momento alguien reclama alguna publicación como propia y demuestra que es suya, la administración no tendrá problemas en eliminar cuantas publicaciones sean necesarias.

La administración deja claro que las imágenes que sean usadas para adornar sus publicaciones, pueden tener derechos de autor y por tanto si en algún momento alguien reclama que se retiren una o determinadas imágenes por ser de su autoría, también serán retiradas ya que en esta comunidad ni se permite, ni se ampara el plagio de los trabajos de otras personas, ya sean escritos o imágenes.

P.D; Las normas impuestas por el administrador que las impuso por su cuenta, ya ha sido cesado de su cargo y por tanto, todas las normas que dictó sin consultar a la administración, quedan a partir de hoy, día: 11\02\2021 eliminadas por ser tan injustas como abusivas  ¡¡Nadie en ésta comunidad está obligado a publicar o comentar si no lo desea!!

ATT. La administración.

© 2021   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio