EL ECO DE SUS VOCES

El paisaje en verde, que en el pasado reciente todo lo cubría, mostraba su peor cara después de tres meses de copiosas nevadas. Contemplé desde mi cama la caída de la nieve a través de la ventana, los copos descendían cual finos pedacitos de nube, que al desquebrajarse al impacto con el monstruo invisible, lograban ocultar, con su colosal velo blanco, los picos más elevados, el rastro de las huellas plasmadas en los senderos, el ejercito de abedules, el océano de pastos y la cabaña situada en la montaña Abisko que construimos con tanta ilusión mi esposo Bjorn y yo. Son las nueve de la mañana, debí levantarme de la cama hacía horas, mi mente divagó al observar en un rincón la muñeca de trapo de mi hija Anna, me puse de pie, me dirigí a ella, me percaté de la falta de los dos ojos de botón en su rostro y uno de sus brazos, así como de su exceso de polvo acumulado, a Anna le habría disgustado tener a su muñeca en esas condiciones, la limpié, le cosí los dos botones y uní un improvisado brazo, fue entonces cuando un ensordecedor silencio me invadió, sentí un dolor en el pecho, una puntiaguda daga adentrándose en mi corazón, escuché el graznido de varios cuervos fuera de la cabaña, salí de prisa al encuentro de ellos, olvidé cubrirme con mi abrigo y el crudo invierno me golpeó sin piedad con una fuerte ventisca, permanecí inmóvil pese al frío, cuatro cuervos, posados en la rama de un pino no dejaban de graznar, de sacudir sus picos grises y trasladar sus penetrantes ojos rojos hacia los míos, recordé una historia de mi niñez, en la que mi padre me solía contar que los cuervos se les representaba con los fantasmas de las personas fallecidas, súbitamente todo se volvió blanco, luché con desenfreno por alcanzar la rama más no me fue posible evitar el desmayo. Transcurrieron pocos minutos hasta recuperar la consciencia, al reaccionar, me encontré tirada sobre la nieve, mi piel se tornó de una coloración azulada, antes de entrar a la cabaña giré mi cabeza, estiré el cuello, busqué en la rama del pino a los cuatro cuervos, pero ya no estaban. Entré tiritando a la casa, mis manos apenas fueron capaces de sujetar los trozos de madera que arrojé a la chimenea, con dificultades encendí el fuego, me acerqué a él, me quité la ropa mojada, me arropé con una manta y dormí por varias horas, desperté al no sentir más el cobijo de las llamas, caminé hacia el comedor, introduje dentro de la caldera un poco de agua, canela, vino y lo aproximé a un nuevo fuego, tomé una tasa de barro y vertí el glogg en él. No podía dejar de pensar en la presencia de los cuatro cuervos, con mi glogg en la mano salí de la casa, mi mirada se perdió en las alturas del monte Kebnekaise, me senté en la banca, ubicada en el pórtico que construyó Bjorn semanas atrás de ser reclutado por el ejército sueco para combatir como soldado raso en la guerra contra los rusos cuando, de reojo noté un reflejo que brillaba al contacto de la poca luz del sol, bajo la rama del pino, donde se posaron los cuervos, removí la nieve y encontré el cepillo con una pequeña incrustación de plata que mi hijo Jan me había regalado dos años atrás, una lágrima involuntaria corrió sobre mi mejilla al recordar su tierno rostro y su facilidad para encontrar los momentos exactos para reflejar con su personalidad el hermoso fulgor que le caracterizaba. Tomé el cepillo con mis frías manos, sin pensarlo dos veces entendí lo que debía hacer, me abrí camino a través de la nebulosa cortina de nieve hasta distinguir en la bruma del crepúsculo la arboleda que me llevaría a casa, cerré la pesada puerta de madera, me dirigí hacia mi habitación, saqué del fondo de un cajón un espejo y después de 24 meses me observé en él, no logré reconocerme, mi desaliñada cabellera se había cubierto de canas, durante los dos últimos inviernos me convertí en una anciana de tan solo 35 años. oprimí el cepillo con rabia y sin quitarle el lodo empecé a peinar mi larga melena, no me detuve ante el dolor que me ocasionaba cada jalón, con brusquedad presioné mi cabeza y a cada zarpazo recibí una extraña sensación de alivio, como si me desprendiera de las capas de una cebolla que me provocaban un gran sufrimiento. Me detuve al percatarme que sobre mis manos corrían delgados hilos de sangre, no me importó en lo absoluto, mi cabellera parecía lucir tal como era antes y eso me llenó de una falsa felicidad, comprendí entonces que no podía seguir engañándome, jamás recuperaría mi pasado y a la vez, no debía convertirme en una prisionera de él. Todavía me afligían las crudas pesadillas conscientes en las cuales me recordaban como mi hija Eline, jugaba y reía como solo lo saben hacer los niños y al siguiente día enfermaba al padecía los estragos de la cólera. Comenzó a bajar de peso y dormía demasiadas horas, su piel siempre era pálida y sin importar que le diera a beber y humedeciera constantemente sus labios secos, su salud se deterioró a tal grado que llegado el día 27 de diciembre de 1788 dejó de luchar, su corazón latió por última vez. Mi esposo Bjorn no estuvo presente para ayudarme a lidiar con aquel infierno en vida. Envolví a Eline en una sábana, cavé un agujero bajo el pino, deposité ahí sus restos y nos despedimos Jan, Anna y yo de ella bajo el dramatismo de una desgarradora escena. Para el siguiente diciembre, el cólera se había extendido por toda Europa, miles murieron en toda Suecia, incluyendo a mis restantes dos únicos hijos, mi odio hacia dios era tan gigantesco por habérmelos arrebatado de mis brazos, lo maldecía abiertamente hasta el cansancio, sin importar las acusaciones de blasfemia que se cernieron en mi contra, más aún cuando, una tarde de junio de 1789, en una carta me informaron de la muerte de Bjorn en la batalla de Hogland, el dolor por su ausencia fue aplastante, mi vida se caía como una montaña de naipes, sentí que mi cuerpo no podría tolerar tanta acumulación de sufrimiento, no era capaz de valerme por mí misma por lo que mi hermana mayor Heena, se mudó conmigo a la cabaña. Bajo sus cuidados y su sabiduría inició el proceso de recuperación. Heena era enfermera de profesión y había sido testigo de numerosas escenas durante la guerra. Me hizo entender que con el tiempo aprendería a darle a la vida su real dimensión, que al tener la capacidad de perdonar eliminaría el pesado lastre que nos suele dejar inmóviles, que con el tiempo aprendería a cultivar nuevas percepciones para comprender que solo a través del presente se puede vivir de manera congruente. Dejé de permitir que los recuerdos dolorosos del ayer me gobernaran y una noche de primavera del mes de marzo, Anna, Jan, Eline y Bjorn me hablaron gracias al esplendor de las luces del norte, me sentí en compañía con mi soledad, sin necesidad de buscarlos estaban en todos los sitios, el eco de sus voces jamás me abandonarían. Seguiría en busca de experiencias intensas, de fantasías permanentes, reuniría las energías suficientes y el amor infinito. Tendría la valentía de salir de nuevo a un mundo que me invitaba incansablemente a vivir, y a la vez, a marcar un sendero que me permitiera recorrer el camino de regreso a casa.
Iván Alatorre Orozco
16-Diciembre-2018

Visitas: 192

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por TRINA MERCEDES LEÉ DE HIDALGO el febrero 11, 2019 a las 7:50pm

Un relato donde la tragedia predomina por efectos de una epidemia que enfrasca a una madre en un profundo dolor pero gracias a la capacidad resiliente que todos tenemos  por lo menos logró salir del hoyo en que se encontraba para seguir viviendo aun con los apegos. Un placer leerte.

Comentario por Enrique Nieto Rubio el enero 1, 2019 a las 7:22pm

muy buen relato te felicito, 

saludos . 

Comentario por celeste hernandez el enero 1, 2019 a las 6:37am

QUE BELLO ESCRIBES, Y QUE BIEN PERSONIFICAS A LOS PROTAGONIZTAS FELICIDADES. CELESTE.

 mi vida se caía como una montaña de naipes, sentí que mi cuerpo no podría tolerar tanta acumulación de sufrimiento

Comentario por Ivan Alatorre Orozco el diciembre 19, 2018 a las 2:23am

Muchas gracias por sus palabras queridos amigos

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el diciembre 18, 2018 a las 12:58am

Comentario por magi balsells el diciembre 17, 2018 a las 8:13am

una magnifica  y bien estructurada narracion, te felicitom sinceramente

Si tienes cualquier duda, queja o sugerencia, contacta con las personas de la administración por mensaje privado.

Si te gusta el Bulldog Ingles y lo quieres con pedigrí y con todas las garantías. Clica en el botón.





Buscar en: Google
Buscar en: El desván del poeta

Antes de participar en ésta comunidad, lea estas normas.

Ésta comunidad a partir de hoy, día:11\02\2021 queda  nuevamente abierta a la lectura, tanto de los Blogs, como el foro o los diferentes grupos que existen y los videos, sin necesidad de verse obligada ninguna persona a registrarse, pero si se desea participar, tendrán que registrarse con su nombre, o con un Nick.

Recuerden que la página principal (Blog) es solo para publicaciones propias y han de llevar el nombre o seudónimo del autor o autora al final, el resto de publicaciones, (“copiadas y pegadas de la red”) al igual que todo lo que no tenga nada que ver con poemas, reflexiones, narraciones, etc... Han ir a los grupos, o al foro y, han de llevar también el nombre o seudónimo de su autor o autora, y en caso de no conocerlo, se pondrá: Autor desconocido, o bien: Desconozco el autor.

En ésta comunidad se respetan los derechos de cada autor y por tanto, todas las publicaciones han de ir al final de las mismas acompañadas del nombre o Nick de su autor o autora.

Desde la administración no podemos saber si en algún momento alguien comete plagio, por tanto si en algún momento alguien reclama alguna publicación como propia y demuestra que es suya, la administración no tendrá problemas en eliminar cuantas publicaciones sean necesarias.

La administración deja claro que las imágenes que sean usadas para adornar sus publicaciones, pueden tener derechos de autor y por tanto si en algún momento alguien reclama que se retiren una o determinadas imágenes por ser de su autoría, también serán retiradas ya que en esta comunidad ni se permite, ni se ampara el plagio de los trabajos de otras personas, ya sean escritos o imágenes.

P.D; Las normas impuestas por el administrador que las impuso por su cuenta, ya ha sido cesado de su cargo y por tanto, todas las normas que dictó sin consultar a la administración, quedan a partir de hoy, día: 11\02\2021 eliminadas por ser tan injustas como abusivas  ¡¡Nadie en ésta comunidad está obligado a publicar o comentar si no lo desea!!

ATT. La administración.

© 2022   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio