ESA TARDE EN KANASAWA

Me preguntaba una amiga curiosa cómo fue la acogida de mis compañeros científicos japoneses en el Instituto de Química Física de Tokio, RIKAGAKU KENKIUSHO: ¡Espantosa! En realidad esperaban a un hombre científico, y les llegué yo, una mujer caribeña muy alta, rubia y caderuda, con veinte años de experiencias de investigación científica en USA.

Mi currículo era para ese entonces muy fuerte en publicaciones internacionales, así que cuando solicité la sabática y envié los documentos al Gobierno de Japón, como mi nombre, Carmen Amaralis Vega Olivencia, no les daba ninguna señal de que fuera el nombre de una mujer, me otorgaron la distinción inmediatamente, y allí fui a parar con mi maleta Samsonite muy pesada de emociones, y mi corazón lleno de una extraña sensación de gloria, con la satisfacción de un gran sueño logrado.

Creo que para el distinguido director del Instituto, Dr. Raita Tamamushi, mi llegada debe haber sido una seria pesadilla, que no lograba resolver. El laboratorio asignado para mi labor allí estaba localizado en el cuarto piso del inmenso edificio, y no existía un baño o cuarto sanitario asignado para mujeres, ya que el Prestigioso Instituto solamente albergaba sobre 700 científicos todos hombres. Dio instrucciones a Nekosam, el más anciano de los científicos, que con mucha renuencia aceptó escoltarme diariamente hasta los servicios sanitarios. Nekosam entraba primero, y se asegurara de que no hubiera ningún hombre usando los urinales. Así yo podía entrar, mientras él me esperaba en la puerta, fuerte dragón protector de mujer en necesidades fisiológicas.

Todos los días a media mañana, al medio día y a media tarde, Nekosam se acercaba a mi escritorio, lanzándome una extraña y sublime mirada, como indicándome, - Dr. Vega do you need to use de bathroom? (Dra. Vega, necesita usar los sanitarios? – Por lo general, yo daba un brinco de conejo y lo seguía muy obediente. Diariamente en las mañanas al legar al laboratorio mis compañeros se alineaban para darme los vahos de bienvenida.

Siempre me he preguntado cómo se sentirían de tener que compartir de igual a igual con una mujer de cabello amarillo y mucho más alta que casi todos ellos, analizando las formas de lograr mayor cantidad de electricidad de unas bio-celdas de combustibles, que les estaba diseñando sin ningún temor de tocar cables y quedar hecha un lechón calcinado.

En una ocasión uno de mis compañeros investigadores realizó su soñado viaje a California y al regresar, loco de contento, convocó al grupo del laboratorio para compartir las fotos que tomó en el viaje, allí fui a parar para vivir el momento más embarazoso de mi vida: mostró, en medio de las carcajadas y frases en japonés que no me es permitido traducir aquí, a mujeres desnudas tomando el sol con sus piernas abiertas, tetas gigantescas enfocadas al máximo, fondillos como los míos, bastante grandes, en fin un despliegue de erotismo fotográfico que descompuso mi existencia femenina, y me impidió mirarles nuevamente a las caras por largos días. Todos olvidaron que yo era mujer, o tal vez para su cultura eso no importaba, o no estaban acostumbrados a la presencia femenina en sus reuniones. Con mucho disimulo me levanté y sin que notaran mi ausencia, dejé el salón de descanso para irme a llorar junto a Taako, la telefonista, que no entendía muy bien la jeringonza que le decía en inglés, ni en japonés, y mucho menos en mi español atragantado con la descomunal vergüenza que invadió mi corazón.

Nekosam era un anciano muy tierno, había sido prisionero de guerra en un campo de concentración ruso, y podía hablar un poco de inglés. En una ocasión me invitó a su casa, cosa no acostumbrada en esa cultura japonesa, pero le había hablado de mí a su esposa para que me confeccionara de regalo un Kimono. Una vez en su casa en Kanasawa, en las afueras de Tokio, entendí por qué Nekosam en varias ocasiones se me acercaba, y me medía con sus manos el ancho de mi espalda, que doblaba la de él, (llegué a pensar que era un viejo verde), o con una cinta métrica me midió la cintura rodeándome con sus escuálidos brazos mientras yo trataba de hacer una conexión eléctrica en la bio-celda, arriesgando a que los dos muriéramos calcinados.

Para mi desconcierto mayor, al llegar a su casa, toda la familia me esperaba ansiosa, luego de muchos vahos, la abuelita comenzó a desnudarme en medio de la sala, mientras la esposa sostenía en sus manos el hermoso kimono, que por señas entendí ella misma había fabricado con las medidas de mi cuerpo que Nekosam le proporcionó. Y yo, allí, en medio de aquel espacio en sostén y pantis, casi en shock, permití que me vistieran como una muñeca japonesa rubia con el hermoso Kimono producto del cariño de una preciosa familia. Ahora que los recuerdos florecen en mi mente y corazón es que vengo a entender las miradas de admiración y respeto que me brindaron todos aquellos entrañables amigos esa tarde. Creo que nunca olvidarán haber compartido con una Barbie rubia en Kimono. Y yo con la cara sonriente y descompuesta por la confusión que la vida me regaló esa tarde en Kanasawa.

Carmen Amaralis Vega Olivencia
www.carmenamaralisvega.com

Visitas: 27

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por Carmen Amaralis Vega Olivencia el octubre 3, 2020 a las 2:21am

Mi estimado amigo Rafael, gracias mil por su lectura y esa hermosa imagen tan elocuente, bendiciones, Amaralis

Comentario por Carmen Amaralis Vega Olivencia el octubre 3, 2020 a las 2:18am

Celeste, querida amiga, muchísimas gracias por estar detrás de mi cuando leías, me da mucha alegría saberlo, amiga linda, Amaralis

Comentario por rafael Mérida Cruz-Lascano el octubre 2, 2020 a las 11:05pm

Bello escrito. Felicitaciones.

Comentario por celeste hernandez el octubre 2, 2020 a las 10:24pm

Gracias por trasladarnos a esa inolvidable experiencia, llena de satisfacciones con muestras de pudor, vergüenza y cariño.Gracias AMARALIS  porque tu sin saberlo estaba detras tuyo al leerte.Gracias de corazón.Celeste.

Comentario por Carmen Amaralis Vega Olivencia el septiembre 14, 2020 a las 1:07pm

Mi estimado amigo Críspulo, muchas gracias por tan significativo post, me honras, bendiciones, Amaralis

Comentario por Carmen Amaralis Vega Olivencia el septiembre 14, 2020 a las 1:19am

Josefa, amiga querida , gracias por este post tan apropiado, bendiciones, Amaralis

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el septiembre 13, 2020 a las 10:20pm

A relajarse amada amiga y Gran Poeta Amaralis

Abrazos...

Comentario por Carmen Amaralis Vega Olivencia el septiembre 13, 2020 a las 9:34pm

Muchas gracias Donald, querido amigo, muchas gracias. Con el cansancio del comienzo de clases por internet por lo de la pandemia, termino tan extenuada que no me queda energía y las musas se han espantado, espero me regresen, es por ahora solo puedo escribir de vivencias, bendiciones, Amaralis

Si tienes cualquier duda, queja o sugerencia, contacta con las personas de la administración por mensaje privado.

Si te gusta el Bulldog Ingles y lo quieres con pedigrí y con todas las garantías. Clica en el botón.





Buscar en: Google
Buscar en: El desván del poeta

Antes de participar en ésta comunidad, lea estas normas.

Ésta comunidad a partir de hoy, día:11\02\2021 queda  nuevamente abierta a la lectura, tanto de los Blogs, como el foro o los diferentes grupos que existen y los videos, sin necesidad de verse obligada ninguna persona a registrarse, pero si se desea participar, tendrán que registrarse con su nombre, o con un Nick.

Recuerden que la página principal (Blog) es solo para publicaciones propias y han de llevar el nombre o seudónimo del autor o autora al final, el resto de publicaciones, (“copiadas y pegadas de la red”) al igual que todo lo que no tenga nada que ver con poemas, reflexiones, narraciones, etc... Han ir a los grupos, o al foro y, han de llevar también el nombre o seudónimo de su autor o autora, y en caso de no conocerlo, se pondrá: Autor desconocido, o bien: Desconozco el autor.

En ésta comunidad se respetan los derechos de cada autor y por tanto, todas las publicaciones han de ir al final de las mismas acompañadas del nombre o Nick de su autor o autora.

Desde la administración no podemos saber si en algún momento alguien comete plagio, por tanto si en algún momento alguien reclama alguna publicación como propia y demuestra que es suya, la administración no tendrá problemas en eliminar cuantas publicaciones sean necesarias.

La administración deja claro que las imágenes que sean usadas para adornar sus publicaciones, pueden tener derechos de autor y por tanto si en algún momento alguien reclama que se retiren una o determinadas imágenes por ser de su autoría, también serán retiradas ya que en esta comunidad ni se permite, ni se ampara el plagio de los trabajos de otras personas, ya sean escritos o imágenes.

P.D; Las normas impuestas por el administrador que las impuso por su cuenta, ya ha sido cesado de su cargo y por tanto, todas las normas que dictó sin consultar a la administración, quedan a partir de hoy, día: 11\02\2021 eliminadas por ser tan injustas como abusivas  ¡¡Nadie en ésta comunidad está obligado a publicar o comentar si no lo desea!!

ATT. La administración.

© 2021   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio