Hartos del smog y bullicio del calcinante concreto y pavimento de la gran ciudad, además de levantarnos casi de madrugada para trasladarnos a nuestros respectivos trabajos y poder llegar a tiempo, Vicente y yo decidimos tomar unas merecidas vacaciones, elegimos pasar unos días en el rancho donde vivió la tía Licha que en paz descanse. Y aunque ella lamentablemente ya no está afortunadamente mis amados primos seguían viviendo en el campo, de antemano sabíamos que se regocijarían con nuestra visita. Nuestra tía, hermana mayor de mi padre nunca quiso radicar en la ciudad a pesar de que tenía a toda su familia allá, había hecho muy buen matrimonio el tío Felipe había amado y admiraba tanto su natural y sencillez belleza. Un matrimonio ejemplar y muy felices, así fue como formaron la familia perfecta.

 Ella disfrutaba de la tranquilidad del campo, y a pesar de que era ciudadana americana vivió feliz en México, amaba sus costumbres, tradiciones y gustaba de su folclore, atendía a su familia, su huerto, el ganado, y la majada, así como la siembra. Tía Licha, como le decíamos de cariño toda la familia, era una gran mujer con mayúsculas, rubia, de larga y abundante melena, sencilla y de nobles valores, de ojos azules, de una belleza exquisita y distinguida, tierna y cariñosa, siempre sonriente, muy querida por todos sus sobrinos. Aunque la dejaba de ver por largos años, nunca la olvidé, tan parecida a mi señor padre, y no sólo en el físico sino también en sentimientos. Supieron valorar lo que en verdad importa en esta vida.

El rancho la Moreña, está lejos enclavado en la sierra, a unas diez horas del lugar en el que residíamos. Algo muy dentro de mi reclamaba mi presencia en el campo, tal vez lo anhelaba porque fue el gran sueño de mi padre quien nunca dejó de hablarme maravillas de su amado terruño. Y mientras seguíamos circulando a gran velocidad por la carretera de asfalto de sólo dos carriles, recordé que él siempre soñó con regresar a su lugar de origen, a Cerros Blancos, lugar del mismo Estado donde nací, lamentablemente falleció antes de realizar su anhelo.

El verde paisaje invitaba a la relajación, disfrutar de sus bellos atardeceres del aire fresco, el dulce aroma de las flores y sobre todo montar a caballo y galopar por el inmenso potrero, ¡era lo máximo!

No sentí el viaje tan pesado porque afortunadamente llevaba el libro, Azteca, del famoso autor norteamericano Gary Jennings, faltaba poco para terminarlo, así que leía en voz alta para que Vicente, quien tanto disfrutaba de mis lecturas e iba gozoso manejando y escuchando atentamente la historia de mi novela. De esa manera lo terminé de leer antes de llegar, y aunque de vez en cuando volteaba a ver el lejano horizonte perdiéndome en su profunda lejanía recordando los bellos mitos, leyendas y refranes narrados por mi amado abuelo paterno, Severo Carreón Luna, quien desde muy pequeña infundió en mí el gusto por la lectura.

Vi como el sol se perdía en la lejanía, así mismo como se evaporan los sueños del mortal en esta vida, me invadió por un momento la melancolía al recordar a mis seres queridos ya idos. En eso, vi que Vicente algo desorientado por la expresión de mi rostro melancólico volteó a verme diciendo.

--Casi llegamos—

En tanto a lo lejos divisaba el argentado estanque que se asemejaba a una inmensa laguna, ya se escuchaba el mugido de las vacas, el trinar de las aves, el balar de las cabras ya se aspiraba el bucólico aroma de la región. De pronto, mis ojos se detuvieron admirados a contemplar las extrañas ramas y raíces de un vetusto amate que se encontraba en medio de varios árboles de pirulí igual de viejos.

Repentinamente llegaba a nuestros sentidos el aroma de las comidas caseras, sanas y sabrosas guisadas en cazuela sobre la humeante leña de mezquite. Al llegar a nuestro destino mis primos no cabían del gusto los habíamos tomado por sorpresa, y a pesar de que teníamos algunos años sin vernos me habían reconocido. En medio de la algarabía pude darme cuenta de que, quien bien siembra bien cosecha, mis tíos habían sembrado la semilla del amor y el respeto en sus hijos y ahora ellos vivían felices en paz y armonía. Esa noche no dormimos, recordando los bellos momentos de nuestra tierna infancia cuando mi querida tía los llevaban a visitar a la familia.

Cuanto disfrutamos nuestra visita en ese paraíso campirano, escuchar las risas de los niños y verlos correr por doquier libres y felices me hizo recordar mi lejana infancia. Ver la parcela, el desmonte, que, aunque no se trataba de un bosque por sus áridas tierras, el paisaje era único, sobretodo la calidad de vida que el campo les brindaba. A lo lejos se divisaba la Sierra Madre y en la falda del cerro los animales pastando, gente que venía de la caza de liebres o conejos, Aunque el trabajo era duro los lugareños eran amables viviendo en armonía, se les veía tan contentos, todo lo contrario, a los habitantes de la ciudad que viven en constante temor debido a la inseguridad.

 

Así pasamos los días disfrutando de la familia, hasta que llegó la fecha de partir prometiendo volver algún día. Que tristes nos sentimos, nos hubiera gustado quedarnos para siempre en ese hermoso lugar, pero teníamos que volver a nuestra triste realidad, a respirar el aire contaminado de la gran urbe de cemento, y a alimentarnos nuevamente de las carnes congeladas por meses, así como de los vegetales regados por peligrosos insecticidas.

 

Autora: Ma. Gloria Carreón Zapata.

Visitas: 28

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por celeste hernandez el noviembre 7, 2021 a las 2:15am

hermoso relato , me lleno de paz el alma, Gracias por ccompartir.Celeste.

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el noviembre 2, 2021 a las 4:58pm
Comentario por Ma Gloria Carreón Zapata el noviembre 1, 2021 a las 3:58am

Querida Josefina Camacho... Agradezco mucho tu bello y motivador comentario,  un cálido abrazo.

Comentario por Josefina Camacho el octubre 31, 2021 a las 2:47pm

Ma Gloria , querida escritora me dejas impactada con este relato tan bello , tan desde el corazón y con ese  amor familiar que pinta la sensibilidad del tema compartido. No tengo palabras para expresar lo que siento al leer , una y otra vez, porque me atrapa desde el principio al fin. Bien redactado , clarito y bello muy bello. Desde este rincón del sur  con una mañana de primavera espectacular y  recorriendo el último día de octubre; va mi abrazo enorme y gracias por estar.

Si tienes cualquier duda, queja o sugerencia, contacta con las personas de la administración por mensaje privado.

Si te gusta el Bulldog Ingles y lo quieres con pedigrí y con todas las garantías. Clica en el botón.





Buscar en: Google
Buscar en: El desván del poeta

Antes de participar en ésta comunidad, lea estas normas.

Ésta comunidad a partir de hoy, día:11\02\2021 queda  nuevamente abierta a la lectura, tanto de los Blogs, como el foro o los diferentes grupos que existen y los videos, sin necesidad de verse obligada ninguna persona a registrarse, pero si se desea participar, tendrán que registrarse con su nombre, o con un Nick.

Recuerden que la página principal (Blog) es solo para publicaciones propias y han de llevar el nombre o seudónimo del autor o autora al final, el resto de publicaciones, (“copiadas y pegadas de la red”) al igual que todo lo que no tenga nada que ver con poemas, reflexiones, narraciones, etc... Han ir a los grupos, o al foro y, han de llevar también el nombre o seudónimo de su autor o autora, y en caso de no conocerlo, se pondrá: Autor desconocido, o bien: Desconozco el autor.

En ésta comunidad se respetan los derechos de cada autor y por tanto, todas las publicaciones han de ir al final de las mismas acompañadas del nombre o Nick de su autor o autora.

Desde la administración no podemos saber si en algún momento alguien comete plagio, por tanto si en algún momento alguien reclama alguna publicación como propia y demuestra que es suya, la administración no tendrá problemas en eliminar cuantas publicaciones sean necesarias.

La administración deja claro que las imágenes que sean usadas para adornar sus publicaciones, pueden tener derechos de autor y por tanto si en algún momento alguien reclama que se retiren una o determinadas imágenes por ser de su autoría, también serán retiradas ya que en esta comunidad ni se permite, ni se ampara el plagio de los trabajos de otras personas, ya sean escritos o imágenes.

P.D; Las normas impuestas por el administrador que las impuso por su cuenta, ya ha sido cesado de su cargo y por tanto, todas las normas que dictó sin consultar a la administración, quedan a partir de hoy, día: 11\02\2021 eliminadas por ser tan injustas como abusivas  ¡¡Nadie en ésta comunidad está obligado a publicar o comentar si no lo desea!!

ATT. La administración.

© 2022   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio