Hace mucho tiempo había una maestra de un colegio de primaria que impartía clases a sus alumnas, ella siempre se preocupaba porque todas estudiasen para que sacasen buenas notas, pero había una alumna que le preocupaba más que el resto de sus alumnas, ya que tenía que estar muy pendiente de ella para que prestase atención en clase, pues la niña era muy presumida y vanidosa. La niña provenía de una familia adinerada y como era hija única, estaba muy mimada y consentida y, estaba acostumbrada a tener todo lo que ella quería y a qué siempre le dijesen que era la niña más guapa y elegante de toda su escuela.

 

La profesora se daba cuenta de que la niña siempre que salían al recreo, ella se paraba frente a cualquier ventana o cuadro para ver su reflejo en el cristal, al igual que en los espejos de los baños donde en ocasiones tenían que ir a buscarla para que regresase a la clase, ya que perdía la moción del tiempo admirando cuan hermosa era.

 

La profesora muy preocupada por su excesiva obsesión  por ser la más hermosa del colegio, trató en vano de hablar con los padres, quienes quisieron restarle importancia a tal actitud alegándolo a que era aún muy niña y que era normal en niñas de su edad y estatus social, ya que cuando creciese, daría más importancia a otras cosas que a su propia belleza.

 

Decepcionada por la actitud de los padres volvió a sus tareas diarias. Pero una mañana observando el patio desde las ventanas de su aula, miraba preocupada a su alumna, la cual ajena a este hecho, en vez de estar jugando con otras niñas, se quedaba mirando su reflejo en el cristal y fue en ese instante cuando recordó una historia que le contaba su abuela cuando apenas tenía la edad de esa niña, esa historia era muy antigua, ya que se había ido transmitiendo de generación en generación hasta esos días, esa historia le impacto tanto que nunca la olvidó, y cuando terminó la hora del recreo y todas las niñas volvieron a sus aulas.

 

La profesora pensó que esa historia que tanto le impactó de niña, igual podría ayudar a esa niña, y les dijo a sus alumnas. Ahora os vais a recoger y guardar los libros, cuadernos y demás material en vuestras carteras, las vais a dejar al lado de vuestros pupitres os vais a sentar y muy en silencio me vais a prestar toda vuestra atención, pues os voy a contar una historia muy antigua, la cual se remonta a una época tan remota como olvidada por el paso del tiempo.

 

Existió un reino tan imaginario, que hasta podría llegar a ser tan real como vosotras podáis pensar. El rey de dicho reino tenía una hija que era tan presumida como vanidosa, y como en esa época aun no existía el cristal y por tanto tampoco los espejos, se pasaba las horas del día sentada frente al estanque que había en los jardines del castillo contemplando cuan hermosa era, pero el rey siempre ocupado en sus obligaciones reales, no se daba cuenta del problema que tenía su pequeña hija, pues él pensaba que al ser una niña pues que era normal que le gustase tanto ver su reflejo en el agua. La princesa fue creciendo junto con la obsesión que sentía por su belleza.

 

Incluso en las noches de luna llena ella se asomaba desde sus aposentos reales para contemplar la luna y pensaba, que era muy hermosa, pero no tanto como lo era ella, pero como era tan ingenua como vanidosa, mirando a la luna le decía cada noche que brillaba en el firmamento, algún día el mundo entero te mirará y verá mi rostro gravado en ti, pues yo soy mucho más bella y hermosa de lo que tu jamás podrás llegar a ser por mucho que brilles. No lo olvides jamás, pues yo siempre cumplo mis promesas.

 

Mientras tanto en el reino de su padre, uno de los mayores problemas que existían era la falta de agua, ya que apenas existían algunas fuentes donde los habitantes tenían que hacer largas esperas a diario para poder abastecerse de agua para su subsistencia y aseo personal, lo cual les ocupaba en ocasiones gran parte de su día.

 

El rey que era un buen rey, preocupado por sus súbditos y viendo que la princesita tenía ya 16 añitos, pensó que cuando cumpliese los 18 años, quería hacerle el regalo más especial que le podría hacer a su hija, ya que era tan vanidosa y presumida, pero también le preocupaban sus súbditos, y se le ocurrió que podría canalizar el agua que bajaba por los arroyos y de los cuales se alimentaba el estanque de palacio y las pocas fuentes naturales que existían, de este modo, creando canales subterráneos conectados entre sí, podría crear muchos pozos por todo su reino y sus súbditos podrían abastecerse de agua sin necesidad de esperar largas horas para poder adquirir tan preciado como necesario elemento para sus vidas, y a la vez, la princesa podría salir de palacio y ver su rostro en cada pozo, con lo que mandó que se construyesen sin que la princesita lo supiese.

 

Cuando la princesa cumplió los 18 años, el rey la llevo a la aldea que rodeaba el castillo para que viese el regalo que le tenia preparado, ella al verlo, no salía de su asombro, pues ahora podría salir del castillo y ver su rostro en cada pozo. Con lo que tanto ella, como sus súbditos, estaban muy agradecidos al rey por su gran corazón.

 

El tiempo fue pasando y una noche la princesa al ver que había luna nueva, se asomó a las ventanas de su alcoba y le dijo, luna, veo que hoy palideces con más fuerza que nunca, sé que lo haces porque estás celosa de mí, porque sabes que soy más hermosa que tú, y porque yo tengo muchos pozos donde puedo contemplar lo hermosa que soy, mientras que tú, estás sola en el firmamento, sin un lugar donde poder ver tu reflejo.

 

Esa noche la princesa al ver que la luna brillaba con tanta fuerza pensó que podría aprovechar sus rayos para salir de palacio y contemplar por primera vez la belleza de su rostro en los pozos que su padre el rey había mandado construir como regalo para ella, y sin pensarlo se puso uno de sus más elegantes vestidos para salir, pero cuando llegó al primer pozo y asomarse la sonrisa se congeló en sus labios, pues vio que la luna se reflejaba en el agua del pozo y ella no podía ver su reflejo, pero pensó que si a luna se está mirando en uno de sus pozos, no le importaba mucho con lo que se dirigió al siguiente pozo y al asomarse, vio de nuevo que el reflejo de la luna no le permitía ver el suyo.

 

La princesa se sintió muy molesta ya que a cada pozo que se asomaba, se encontraba con que la luna había llegado antes y pensó que la luna estaba tan celosa de su belleza, y por eso trataba de eclipsar su reflejo para que al asomarse solo viese el reflejo de la luna. Esto molestó tanto a la princesa que comenzó a gritar en vano a la luna para que sacase su reflejo de sus pozos, pero la luna ni siquiera la respondió, con lo que la princesa tomó algunas piedras que encontró y comenzó a arrojarlas al reflejo de la luna en las aguas de sus pozos, pero el reflejo se negaba a salir de las aguas, esto ya llevó a la princesa a perder el control, llena de ira y fuera de sí, no se lo pensó y se arrojó al agua, nadando hasta el fondo del pozo para intentar atrapar al reflejo de la luna y sacarlo de sus aguas, pero al llegar al fondo, la fuerza de la corriente la arrastró y ya nunca más se supo de ella.

 

Algunos cuentan que la princesa debido a que era tan presumida y vanidosa cegada por su ira, se ahogó en las aguas y su cuerpo no se encontró jamás porque el agua lo arrastró.

 

Otros en cambio aseguran que ella sigue viva entre las aguas persiguiendo al reflejo de la luna, y que no volverá a salir hasta que consiga atraparlo y sacarlo de las aguas de sus pozos.

 

Hay quienes así lo creen porque dicen que las noches que más brilla la luna, en el agua de los pozos se puede ver el reflejo de la luna y sobre él, se puede ver el rostro de la princesa…

 

La princesa presumida ... - © - Copyright - duende.

Visitas: 70

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Poesia, pensamientos y reflexiones. para añadir comentarios!

Participar en Poesia, pensamientos y reflexiones.

Comentario por celeste hernandez el agosto 24, 2021 a las 8:45am
Destacado.
Comentario por celeste hernandez el agosto 24, 2021 a las 8:44am
Wuaw...un final inesperado pero muy justo...me encantó por la gran enseñanza que contiene. Felicidades Duende. Sensacionales letras compartes. Gracias de corazón. Celeste.
Comentario por Jesus Quintana Aguilarte el agosto 22, 2021 a las 3:23am

Bella narrativa que merece todo el elogio de los que te leemos felicidades.

Comentario por Josefa Alcaraz Martínez el agosto 22, 2021 a las 1:20am


Comentario por Maria Beatriz Vicentelo Cayo el agosto 22, 2021 a las 12:45am

Muy lindo cuento amigo  Duende, parecido a Narciso que se ahogó en las aguas por enamorarse de si mismo.  Preferible es pensar que la niña sigue viva buscando el reflejo de la luna,  no te parece?  Para que  este cuento hermoso, que bien se adapta a los niños, sirva realmente de ejemplo con total belleza, no termine en tragedia.

Pero sí.  tus letras guardan un EXCELENTE MENSAJE no solo para niños, sino también para adultos, porque el narcisismo se da en grandes y chicos.  Puede traducirse el narcisismo como egolatría.  Ah y eso si va directo como saeta a muchos adultos, aunque parezca mentira.

Mis reconocimientos grandioso varón y muchísimas gracias por tan agradable cuentito, muy bien redactado.

Un cordial saludo

Gracias

Comentario por Natuka Navarro el agosto 21, 2021 a las 9:03pm

Duende precioso cuento donde nos dice, lo malvada que es la imaginación. el deseo de querer ser más, es lo que nos pierde.

Abrazos

Natuka

Si tienes cualquier duda, queja o sugerencia, contacta con las personas de la administración por mensaje privado.

Si te gusta el Bulldog Ingles y lo quieres con pedigrí y con todas las garantías. Clica en el botón.





Buscar en: Google
Buscar en: El desván del poeta

Antes de participar en ésta comunidad, lea estas normas.

Ésta comunidad a partir de hoy, día:11\02\2021 queda  nuevamente abierta a la lectura, tanto de los Blogs, como el foro o los diferentes grupos que existen y los videos, sin necesidad de verse obligada ninguna persona a registrarse, pero si se desea participar, tendrán que registrarse con su nombre, o con un Nick.

Recuerden que la página principal (Blog) es solo para publicaciones propias y han de llevar el nombre o seudónimo del autor o autora al final, el resto de publicaciones, (“copiadas y pegadas de la red”) al igual que todo lo que no tenga nada que ver con poemas, reflexiones, narraciones, etc... Han ir a los grupos, o al foro y, han de llevar también el nombre o seudónimo de su autor o autora, y en caso de no conocerlo, se pondrá: Autor desconocido, o bien: Desconozco el autor.

En ésta comunidad se respetan los derechos de cada autor y por tanto, todas las publicaciones han de ir al final de las mismas acompañadas del nombre o Nick de su autor o autora.

Desde la administración no podemos saber si en algún momento alguien comete plagio, por tanto si en algún momento alguien reclama alguna publicación como propia y demuestra que es suya, la administración no tendrá problemas en eliminar cuantas publicaciones sean necesarias.

La administración deja claro que las imágenes que sean usadas para adornar sus publicaciones, pueden tener derechos de autor y por tanto si en algún momento alguien reclama que se retiren una o determinadas imágenes por ser de su autoría, también serán retiradas ya que en esta comunidad ni se permite, ni se ampara el plagio de los trabajos de otras personas, ya sean escritos o imágenes.

P.D; Las normas impuestas por el administrador que las impuso por su cuenta, ya ha sido cesado de su cargo y por tanto, todas las normas que dictó sin consultar a la administración, quedan a partir de hoy, día: 11\02\2021 eliminadas por ser tan injustas como abusivas  ¡¡Nadie en ésta comunidad está obligado a publicar o comentar si no lo desea!!

ATT. La administración.

© 2022   Creado por Yoli.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio